miércoles, 11 de mayo de 2011

LA MASACRE DE LA "FAMILIA" MANSON

En el famoso edificio Dakota, dónde acribillaron a balazos ante su mujer a John Lennon, se rodó la película "La semilla del Diablo" de Roman Polanski, que trata sobre una familia satánica que intenta engendrar al anticristo.

Cuando comenzó el rodaje una multitud de practicantes de magia negra y de defensores de Satán se manifestaron para intentar que no se llevase a cabo, incluso llegaron a amenazar por carta al Polanski.


Residencia de Sharon Tate y Roman Polanski


Roman Polanski


Unos meses después, Charles Manson, encargó a miembros de su secta “la Familia” que matasen a Sharon Tate, esposa de Polanski.

La noche del 8 de agosto de 1969, Charles Watson (Tex), Patricia Krenwinkel, Susan Atkins y Linda Kasabian (acólitos de Manson) entraron en la residencia 10050 de Cielo Drive de Beverly Hills, California, y mataron salvajemente a Sharon Tate, que estaba embarazada de ocho meses, cortándole los pechos y recibiendo dieciséis puñaladas, de las cuales once eran como tortura y cinco de ellas, según el forense, mortales de necesidad. Dejándola morir desangrada, la colgaron del techo junto a Jay Sebring. Sus otros invitados, Abigail Folger y Voytek Frykowski, fueron apuñalados en los jardines exteriores de la mansión.





Charles Manson



Charles Watson




Patricia Krenwinkel




Susan Atkins




Linda Kasabian




De izquierda a derecha:

Voytek Frykowski, Sharon Tate, Steve Parent, Jay Sebring y Abigail Folger.


También murió un joven de 18 años, Steve Parent, que ni siquiera conocía a los Polanski. Había ido a visitar a William Garretson, el cuidador de la finca, que vivía en la casa de invitados a espaldas de la residencia principal. Tras despedirse de su amigo, tuvo la mala suerte de encontrarse con los intrusos. Fue la primera víctima.



Después de esta primera sangre Watson, Atkins y Krenwinkel entraron en la casa por una ventana, mientras Kasabian se quedaba fuera montando guardia.

Frykowski, adormilado en un sofá, fue despertado por Watson, que le apuntó a la cabeza con su revolver.

Tex envió a Atkins a ver si había más gente en la casa. Sadie encontró a Folger leyendo en una habitación y a Sharon y Sebring en el dormitorio de al lado, charlando sobre la cama.


Cuando los habitantes de la casa estuvieron reunidos, Watson les ordenó tumbarse en el suelo boca abajo. “¿No ves que está embarazada?”, dijo Sebring, señalando a Tate. “Deja que se siente”. Como respuesta recibió un balazo.

A continuación, Tex cogió la cuerda que habían llevado y ató por el cuello a Sebring, Sharon y Abigail. Pasó el cabo de la soga por una viga del techo y tiró. Las dos mujeres se pusieron de pie para no ahogarse. Una de las víctimas preguntó a los intrusos qué les iban a hacer, y Watson replicó: “Vais a morir todos”.

Tex ordenó a Atkins que matase a Frykowski, pero éste la derribó y corrió hacia la puerta pidiendo auxilio a gritos. Watson salió tras él, le disparó dos veces y luego le remató con la culata de la pistola y el cuchillo, en total Frykowski recibió trece golpes y cincuenta y una puñaladas.


Voytek Frykowski


Por su parte Folger también logró liberarse y trató de huir por el otro lado de la casa hacia el jardín pero fue a su vez cazada por Krewinkel y apuñalada, Tex que ya había acabado con Frykowski, se sumó a la carnicería. En total Folger recibió dieciocho puñaladas, sus ultimas palabras fueron “No hace falta que sigas, ya estoy muerta”


Abigail Folger


Krewinkel y Watson entraron de nuevo en la casa, allí Sebring que ya había recibido un tiro fue rematado con siete puñaladas.


Jay Sebring


Los tres asesinos formaron un semicírculo alrededor de la última superviviente. Luego Watson ordenó a Aktins que acabara con ella, Sharon suplicó a Sadie que le permitiera vivir para que naciera su hijo, Susan respondió “Mira, zorra, no me importa si vas tener un hijo. Será mejor que te prepares. Vas a morir y no siento nada al respecto”. Luego le asestó un total de dieciséis puñaladas. Sharon murmuró “madre, madre” y luego murió.


Sharon Tate y Jay Sebring


Al abandonar la casa, Patricia Krenwinkel empapó con sangre una toalla y la usó para escribir en el exterior de la puerta principal la palabra "pig" ("cerdo").


5 comentarios:

Elisa dijo...

Es escalofriante.
Acabo de descubrir el blog y me parece muy interesante, seguire viendo cositas. salu2

JBF148 dijo...

En realidad parece no haber sido Patricia Krenwinkel la que escribió en paredes y puerta, sino que fue Susan Atkins. Charles Manson fue el autor intelectual de ésa abominable masacre, y Linda Kasabian quedó en las afueras de la residencia, haciendo de vigilante.

Cristian A dijo...

Muy tipico de los mesianicos y fanaticos religiosos norteamericanos, armados y asesinos. Pobre Roman Polansky le tengo tanta compasion por todo lo que ha sufrido hasta hoy, el recuerdo de su esposa y de su hijo, lo seguira hasta su muerte.

María Mercedes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María Mercedes dijo...

y qué pasó con el cuidador de la mansión, porque habrá escuchado los gritos, se salvó parece..